lunes, abril 28, 2008

El gran secreto del amor (escrito por un ignorante)

Lima es una ciudad de cartón. Con gente acartonada, cuadriculada, parametrada. Si dices que te gusta alguien te preguntan si estás con ella. Si dices que amas alguien te interrogan si es tu novia. Si quieren mirar dan la espalda. Si quieren tocar se alejan. Si quieren saborear ajustan los labios.

Durante años escuché pregonar a muchos amigos acerca de todas las chicas que habían conquistado. Y durante mucho tiempo oí a bastantes amigas predicar sobre los secretos del amor. Tras muchos amores, desengaños, revolcones, agarres y desventuras se que la mitad de la vida de muchos es pura mentira.

Tenía un amigo que contaba que se agarraba tres chicas a la semana y que una mujer estaba a la velocidad de una llamada. Un fin de semana en una carrera de locura por Larcomar, tras su supuesta ex, me di cuenta que él también se enamoraba. Que también lloraba. Que además anhelaba lo que nunca tuvo. Amor sincero. Él la vio pasar y no pudo decirle ni una palabra. Ella miró su celular para no verlo. Él se fue caminando triste por las calles de Miraflores, sabiendo que no debió jugar esa mano. Ella era la chica.

Tuve una amiga que parecía tener todas las respuestas del amor. Siempre sabía como, con quien, cuando y donde levantarse a un chico sin salir herida. Antes que un hombre intentara algo con ella, mi amiga ya estaba poniéndole la mano en la cara y burlándose de su estúpida forma de abordarla. Se comía los hombres como lentejas de chocolates hasta que hubo uno que no pudo pasar. Que amó, odió y volvió a amar. El llegó cuando ella lo botaba y se fue cuando quiso que nunca se vaya. Lloró en mi baño en secreto, aunque yo la escuche al otro lado de la puerta.

Siempre busqué el secreto del amor cada vez que hice el amor. Siempre busqué aquel secreto solo conocido para los conquistadores y las manipuladoras. Siempre escuché con atención las conversaciones de las mujeres y espié los movimientos de los hombres. Vi mil películas románticas para desentrañar la formula del amor. Escuché millones de canciones para identificarme con la ignorancia de otros enamorados.

Ahora sentado frente ella se que soy ágil ante los desdeños femeninos. Sagas ante las preguntas de una mujer. Fuerte ante los embates de una chica maliciosa. Inteligente ante los devaneos intelectuales de una femina. Blindado ante las puñadas de las mujeres. ¿Saben cual es el secreto? Encontrar el amor de tu vida. ¿Cómo lo encuentras? Cayendo, parándote, cayendo. Parándote y cayendo hasta que ella caiga contigo. Se levante contigo. Ame contigo. En ese instante sabrás que lo sabes todo.

Les dejo algo de Quino (haz click en la dibujo), viene bien después de tan optimista post. Perdón por la felicidad pero la tristeza se fue de vacaciones


4 comentarios:

JoseLo dijo...

Este post me dio ánimos, y, de otro ignorante, el amor si existe, yo lo vi. jaja
Saludos.
Un abrazo.

Xtian dijo...

Profe, yo kiero ser como usted... jaja

Maricarmen dijo...

Hola, Diego

Llegué a este lugar por tu facebook. Me gustó el post. Me hizo gracia Quino, hace poco lo escuché en el salón del cómic :D

Saludos,

M.

Dexter dijo...

jaja que wena tira de Quino.

Acabo de descubrir tu blog casi por accidente.

Intentaré seguiros

a ver si te das una vuelta por el mio:

http://noestoyenamorado.blogspot.com